Banca y Fintech vs. Big Tech, un nuevo reto

Escuela Europea de Gerencia

Las empresas Fintech (tecnología financiera), generalmente empresas de nueva creación que ofrecen un servicio financiero específico, y las Big Tech, empresas de tecnología activas a nivel mundial con una ventaja relativa en tecnología digital que pueden agregar servicios financieros a su gama de ofertas, están cada vez más, aunque diferencialmente, pisando el césped de la banca tradicional.

Actualmente, los servicios financieros son solo una pequeña parte del negocio global de Big Tech. Sin embargo, dado su tamaño y alcance de clientes, la entrada de Big Techs en finanzas tiene el potencial de provocar un cambio rápido en la industria. Incluso, pueden volverse dominantes a través de su recopilación de datos valiosos y sus grandes redes establecidas. Esto, tiene implicaciones potencialmente generalizadas, incluso para la transmisión de la política monetaria y la estabilidad financiera.

Los bancos son instituciones financieras únicas en el sentido de que combinan la producción de activos líquidos, es decir, depósitos a la vista, con préstamos. Aunque los bancos pueden replicar la mayor parte de lo que pueden hacer las empresas Fintech, las empresas Fintech se benefician de un campo de juego desigual en el sentido de que están menos reguladas que los bancos.

Los bancos han sido desafiados en su territorio antes. En los siglos XIX y XX, varios tipos de bancos cooperativos y uniones de crédito crecieron fuera de la industria bancaria tradicional, antes de ser absorbidos en su mayoría por el marco de política bancaria convencional. Más recientemente, los fondos mutuos han competido con la función de captación de depósitos del banco como un lugar seguro para estacionar dinero.

La interrupción de los servicios bancarios por las ofertas de Fintech y Big Tech aún se encuentra en una etapa demasiado temprana para saber si es tan transformadora como lo han sido episodios anteriores, o algo más radical. La velocidad a la que desarrollan nuevos servicios en línea con las preferencias de los clientes, su capacidad de hipercrecimiento y salto a través de las fronteras jurisdiccionales y, en el caso de Big Tech, su potencial para aprovechar las redes masivas de usuarios establecidos son impresionantes.

Industria Fintech

El campo de juego desigual permite que las firmas Fintech no bancarias desafíen a los bancos en áreas de productos específicas donde el éxito no está ligado a lo que hace que los bancos sean únicos, es decir, sus capacidades de captación de depósitos y el potencial de sinergias con los prestatarios proporcionados por los depósitos. Y aunque las respuestas de los bancos a Fintech también se han visto obstaculizadas por sus sistemas de TI (Tecnologías de la Información) heredados y por las fricciones internas inherentes a las grandes empresas diversificadas, las limitadas ofertas de productos de Fintech y la falta de «franquicias» establecidas parecen poner límites claros a la capacidad de Fintech para desplazar a los bancos.

Sin embargo, a diferencia de Fintech, las empresas de Big Tech tienen algunas ventajas que a los bancos les resultará más difícil replicar, por lo que presentan un desafío mucho mayor para los bancos en dos áreas principales: financiación al consumo y préstamos a pequeñas empresas. Y tanto Fintech como Big Tech están contribuyendo a una tendencia en la que los bancos están perdiendo una ventaja comparativa derivada de tener un acceso más inmediato a la información sobre las personas que buscan crédito.

Estrategias de vida útil

Para responder adecuadamente al desafío Fintech / Big Tech, las autoridades también deberán mejorar su juego e ingresar a territorios desconocidos. Identificamos tres dimensiones principales del esfuerzo, que son relevantes para todas las jurisdicciones, incluso cuando toman formas muy diversas en diferentes lugares.

  • La estabilidad financiera: se refiere a las políticas que protegen la solidez del sistema financiero y, por implicación, del propio sistema monetario, y es fundamental para cualquier innovación sostenible en la banca minorista. Todavía no está claro cómo las nuevas tecnologías pueden generar (o, de hecho, mitigar) escenarios de crisis financiera, pero la velocidad y la escala masivas asociadas con ellas abrirán nuevas áreas para la vigilancia, si no la regulación absoluta.
  • La competencia: es el objetivo de promover el éxito del mercado, el desarrollo y la eficiencia en los mercados. Las recientes acciones de aplicación de la UE y los debates en curso en los EE. UU. ilustran cómo Big Tech forzará cada vez más cambios fundamentales en el marco de la política de competencia, sin mencionar las preocupaciones de seguridad transfronteriza. La política de competencia a menudo solo se ha aplicado de forma selectiva al sector bancario, pero es probable que la interacción con las empresas tecnológicas provoque un replanteamiento.
  • Derechos de datos: los bancos tradicionalmente se han calificado a sí mismos como modelos de discreción sobre las operaciones de sus clientes, pero las nociones mismas de privacidad de datos, propiedad de datos y valor de los datos están evolucionando a un ritmo rápido. Si bien los eventos recientes han llevado la privacidad y la protección de datos al frente de la discusión de políticas, el mundo aún está lejos de un acuerdo global sobre el mercado más apropiado o la combinación social de derechos y acceso a los datos con respecto a la política de servicios financieros. El Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la UE es solo un presagio de los debates públicos y la legislación por venir sobre cómo proteger a las personas físicas y jurídicas de los nuevos riesgos inherentes a la economía de datos.

Para las autoridades públicas como los bancos centrales y los supervisores, los desafíos asociados que se identifican son al menos tres:

  • En primer lugar, deben seguir el ritmo del cambio tecnológico: comprenderlo, adoptarlo en sus propias organizaciones y, en consecuencia, adaptar sus habilidades y mentalidades. Las autoridades pueden enfrentarse al difícil equilibrio entre una cultura de prudencia y atención a los detalles, que a menudo es esencial para cumplir con su mandato, y la capacidad de adaptar sus marcos rápidamente a un entorno en rápida evolución.
  • En segundo lugar, tendrán que trabajar cada vez más en colaboración con sus pares en todo el mundo, así como con pares no financieros en áreas como la competencia y los derechos de datos, para responder adecuadamente a la mayor prominencia de Big Tech en el sistema financiero. Junto con sus pares, las autoridades financieras tendrán que definir nuevos modos de coordinación transfronteriza y, en algunos casos, posiblemente agrupar sus mandatos cuando estos no puedan cumplirse de manera efectiva a nivel de cada jurisdicción individual. Tal vez más desafiante, las autoridades financieras tendrán que encontrar formas de trabajar con autoridades con las que pueden haber tenido poca o ninguna interacción, o con entidades que simplemente no existían anteriormente. La experiencia de las últimas dos décadas en la UE, donde las autoridades financieras han tenido que aceptar e internalizar gradualmente el papel cada vez mayor del control de la ayuda estatal de la Comisión Europea, puede dar una idea de más fricciones y ajustes por venir.
  • En tercer lugar, es posible que deban considerar cada vez más la experimentación institucional para seguir siendo capaces de supervisar empresas que evolucionan rápidamente y saltan fronteras jurisdiccionales. Estos podrían incluir formas de supervisión directa que abarquen varias (si no necesariamente todas) las jurisdicciones a la vez, basadas en arreglos legales vinculantes más allá de la “ley blanda” o la cooperación voluntaria que prevalece en los organismos financieros internacionales existentes. Aquí también, la experiencia reciente de la UE, donde la supervisión supranacional se ha convertido en una realidad a pesar de que durante mucho tiempo se consideró una utopía, puede proporcionar indicadores útiles para futuras iniciativas.

La medida en que los bancos logren protegerse de tales amenazas dependerá de su capacidad para hacer un uso efectivo (posiblemente incluso mejor) de la misma Tecnología de la Información que ahora utilizan sus nuevos competidores y para lograr economías de escala y alcance que sus competidores no bancarios


Programa relacionado:

Máster en Banca y Fintech 18 de noviembre

Categoría:

Fecha del Post:

23 de octubre de 2022

documento compartido

Descargar: Luis Pdf prueba Info video 1: M I IMPORTANCIA DE LA EMPRESA PRIVADA.mp4 Jacqui video 1: Video desde carpeta...