Jugar y ganar en las organizaciones

Escuela Europea de Gerencia

Autor:  Sharon Manno, Presidente de la Escuela Europea de Gerencia


Realmente no tengo un talento natural para diseñar juegos. Sé poco de eso, pero como tengo dos hijos que aman los juegos tuve que aprender a jugar y a diseñar juegos.

En todo tipo de juegos, hay factores que controlas y factores que no puedes controlar.  Piensa en algún juego en el que hayas participado recientemente: ¿qué ejemplos llegan a tu mente sobre cosas que no controlas? (Mala suerte, oponentes impredecibles, condiciones ambientales, etc.).

Si bien estos factores y muchos más pueden estar presente, algunos jugadores y algunos equipos logran ganar más… y de forma consistente. ¿Cómo lo hacen?

Exploremos esta idea de “juego” en el ámbito organizacional: ¿Podemos jugar en el trabajo y ganar? ¿Cómo puede ganar nuestro equipo?

Todos los juegos tienen 2 cosas:

  • Diversión: tienen que ser divertidos y motivarnos a jugar de manera autónoma. Cuando trabajas, ¿lo disfrutas?
  • Reglas: para ganar, necesitas conocer las reglas y jugar estratégicamente.  ¿Cómo puedes jugar estratégicamente en este mundo tan incierto?

He priorizado seis reglas universales, que aplican para los equipos que juegan a ganar:

  1. Liderazgo inspirador y estratégico.
  2. Entender el entorno y agilidad para adaptarte al cambio.
  3. Compromiso universal y colaboración.
  4. Comunicación y empatía.
  5. Inclusión y sentido de pertenencia.
  6. Innovación y pensamiento creativo.

¿Equipos que ganan partidos?

1. Liderazgo:

Como sabemos, el liderazgo es siempre el problema y la solución. Los equipos que ganan se caracterizan por un liderazgo efectivo, estratégico, inspirador y centrado en las personas. Hay miles de teorías y libros sobre el tema. Pero la herramienta más concreta para ganar con el liderazgo es escuchar a los colaboradores, observar el entorno, y tomar decisiones basados en argumentos sólidos. ¿Con qué frecuencia sostienes reuniones uno a uno?

2. Entender el entorno, agilidad y adaptación al cambio:

Según informe de McKinsey, la mayoría de los empleados afirman que la experiencia COVID-19 ha impulsado una profunda reflexión sobre su propósito en la vida. Se están reconsiderando las prioridades y las formas de trabajar.

Tenemos que entender y aceptar que todo está cambiando, rápidamente. ¿Eres capaz de fluir con los cambios o eres rígido y estructurado? ¿Qué piensas sobre el trabajo remoto? ¿Estás de acuerdo con que las personas tengan otro trabajo en su tiempo libre? ¿Estás dispuesto a romper algunas reglas?

3. Compromiso universal y colaboración

La palabra “ownership” no tiene facil traducción al español. Y, mucho menos, un concepto como “extreme ownership”.  Los equipos ganadores tienen mucho en común con los valores que con frecuencia asociamos al ejército o la armada. Equipos en donde cada uno es “dueño” de sus propias acciones y las de los demás. Los resultados globales le duelen a todos.

Los juegos tienen que ver con las opciones. ¿Cómo tomas decisiones? ¿Qué priorizas? ¿Qué haces y qué dejas de hacer? ¿Qué te importa?

Y estas elecciones tienen un impacto en el estado del juego y, finalmente, en su resultado.

Por lo tanto, tu objetivo como jugador es tomar las mejores decisiones para inclinar la balanza a favor de tu equipo.

¿Estás comprometido con el resultado final? ¿Te gusta colaborar y ponerte de acuerdo con otros que no piensan igual que tú? ¿Tienes un plan para crecer?

4. Comunicación y empatía

Si seguiste las tres primeras reglas: te diriges bien a ti mismo y a los demás, aceptas y fluyes con los cambios, sientes un alto nivel de compromiso… ahora tienes más opciones. Bien. Pero las oportunidades no te hacen ganar, las acciones sí.  La cuarta regla es maximizar el valor de cada “herramienta” o “activo” que tengas a tu disposición.

Los juegos generalmente requieren negociación, ganar nuevas posibilidades, aprovechar recursos.  ¿Qué tan bien te “conectas” con los demás?

Tu estrategia es conocer bien a las personas, los recursos, y los contextos del juego, y luego optimizar la forma en que los combinas.

Llevando esto a tu trabajo: ¿Conoces a tu supervisor lo suficientemente bien? ¿Conoces a los miembros de tu equipo? ¿Te importa cómo se sienten? ¿Los apoyas a lograr sus metas? ¿Respetas sus puntos de vista? ¿Buscas formas para entender y formas para comunicarte mejor? La clave es la confianza, la empatía y el respeto.

5. Inclusión y sentido de pertenencia

Una cultura de inclusión y pertenencia donde se celebra la diversidad y se aprovechan los talentos de cada uno para generar sinergia y estimular la creatividad es fundamental en un equipo ganador. No todos pueden ser delanteros o porteros.  Un espacio seguro en el que las personas se sienten bien siendo quienes son y orgullosas de su contribución, se convierte en catalizador de ideas e innovación. Mejorar la contratación mitigando sesgos, y aumentando los indicadores de inclusión y compromiso, implica incorporar buenas prácticas en condiciones equitativas en género, comunidad LGBTQ+, oportunidad para diversas edades, razas, culturas, religiones, personas con alguna discapacidad, etc.

6. Innovación

Los juegos no son simples. Y, como la vida, los juegos tienen elementos impredecibles y desafiantes. Para aumentar aún más las probabilidades de ganar, necesitas saber cuándo tomar riesgos y cuándo no. Esto requiere un enfoque innovador y una mente creativa.

Debemos aprovechar las reglas de juego existentes y entender cómo usar la opción correcta en el contexto adecuado. Analizar los recursos y las oportunidades para asociar, crear e inventar maximizando el valor de tus talentos, competencias y activos a tu disposición…

¡Conviértete en un ganador! ¡Crea un equipo ganador!

¿Esto te da 100% de probabilidades de ganar el juego? ¡Claro que no! Los jugadores disfrutan resolviendo problemas desafiantes, incluso cuando están familiarizados con las reglas de juego y han jugado muchas veces, siempre hay espacio para la sorpresa. ¿No es así también en los negocios?

Y si el juego te sobrepasa y estresa… intenta relajarte. Ve a la banca un rato y disfruta. Los juegos son para divertirse, así funciona cuando elegimos los juegos, apostamos a ganar y ajustamos nuestra estrategia para adaptarnos a los imprevistos y las sorpresas.


Si te gustó este artículo, te invitamos a leer nuestra publicación:

¿Quieres que tu empresa impulse el bienestar y la cultura del logro?


Diplomado Relacionado

Diplomado lideres de alto deseméño