Salud mental en las organizaciones y directrices de la OMS

Escuela Europea de Gerencia

¿Sabías que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los bajos niveles de productividad causados por ansiedad y depresión generan pérdidas de mil millones de dólares anuales a la economía mundial?

Estos son dos de los problemas de salud mental más comunes y existe una serie de detonantes dentro de las organizaciones que puede aumentar el malestar de los colaboradores, algunos de ellos son:

  • Horarios de trabajo prolongados.
  • Poca flexibilidad.
  • Mala gestión de la comunicación.
  • Acoso laboral.
  • Intimidación.
  • Discriminación o desigualdad.
  • Poca participación en la toma de decisiones.
  • Desconexión con los valores de la empresa.
  • Mala relación con compañeros de trabajo.
  • Líderes poco empáticos.

Según el último Informe Mundial de Salud Mental de la OMS, presentado en 2022, “de los mil millones de personas que viven con un trastorno mental en 2019, el 15% de los adultos en edad de trabajar experimentaron un trastorno mental. El trabajo amplifica problemas sociales más amplios que afectan negativamente a la salud mental”.

Y es que la prevención de los trastornos mentales y la promoción de una adecuada atención a la salud mental de la población es una responsabilidad compartida por los distintos sectores de la sociedad, y esto incluye a las organizaciones, un entorno donde las personas pasan buena parte de su tiempo y desarrollan sus habilidades sociales.

Felicidad = Productividad

Mucho se ha hablado sobre el impacto del bienestar de los colaboradores dentro de las empresas y cómo incide directamente en los niveles de productividad y, por consecuencia, en la rentabilidad de la compañía. Un artículo publicado por Harvard Business Review señala que las organizaciones con empleados felices y comprometidos tienen un desempeño de 20% superior al de sus competidores y otra investigación compartida por la revista Forbes en 2018 asegura que la felicidad es un condicionante del nivel de compromiso de un trabajador.

Pero, muchas veces, los líderes de estas empresas no saben qué acciones tomar para contribuir con el bienestar y la salud mental de sus colaboradores. Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud desarrolló en 2022 las “Directrices Sobre Salud Mental en el Trabajo” (documento que adjuntamos al final de este artículo), como forma de orientar a las organizaciones en el manejo de situaciones relacionadas con este tema y, también, de educar a otros trabajadores y líderes organizacionales para evitar los estigmas y la discriminación contra quienes padecen de algún tipo de enfermedad mental.

El instrumento está estructurado por 6 secciones que mencionamos a continuación:

  • Recomendaciones para las intervenciones organizacionales.
  • Recomendaciones para la capacitación de gestores.
  • Recomendaciones para la capacitación de los trabajadores.
  • Recomendaciones para las intervenciones individuales.
  • Recomendaciones para el regreso al trabajo después de una ausencia asociada a problemas de salud mental.
  • Recomendaciones para obtener empleo para personas que viven con problemas de salud mental.

Estos lineamientos plantean medidas concretas que las empresas pueden implementar en este sentido. De acuerdo con el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, “estas nuevas directrices pueden ayudar a prevenir situaciones y culturas laborales negativas y ofrecer una protección y un apoyo a la salud mental muy necesarios para los trabajadores”.

12.000 millones de días de trabajo son perdidos al año a causa de diferentes trastornos mentales padecidos por los trabajadores, por lo que es fundamental atender este problema de salud pública desde cada espacio posible con el apoyo de este tipo de herramientas.

Descargar Directrices de la OMS sobre salud mental en el trabajo

Acepto La Política de Privacidad y Cookies

2 + 14 =